KRK Classic 7, herramienta imperdible.
 
Si hay monitores de estudio que entregan un sonido característico, buscado por una gran cantidad de usuarios, tenemos que hablar de KRK, que otorgan cierto énfasis en las frecuencias graves, con lo que pueden producirse convenientemente géneros como el urbano y música electrónica.

Esta línea es muy interesante porque un cierto modelo puede gustar mucho a los usuarios y no es fácil que lo dejen de usar. Esta gama se basa en toda la línea de productos de la generación Rokit G3, pero también toma algunas características que vienen incluso de gamas anteriores de este modelo.
¿Cuáles son esas características? Isaac Llanos, del área de Desarrollo de Mercado en Representaciones de Audio, lo explica: “En las nuevas versiones de Rokit, lo primero que vemos es una caja un poco más cuadrada, mientras que en el caso de Classic tienen el corte anterior de las líneas pasadas de Rokit, en las que las orillas son un poco más redondeadas, y esto hace que la bocina tenga una mejor respuesta, sobre todo en la parte de las frecuencias más graves. Estos bordes redondeados nos ayudarán a minimizar la difracción de sonido que sólo ocurren en estas frecuencias”.

“En Representaciones de Audio, desde el año pasado estuvo disponible el Classic 5, que es el primer modelo que apareció de esta línea, porque justamente cuando la marca lanzó este modelo, tal vez se esperaba que la gente buscara el de cinco pulgadas por ser el más pequeño y tener una opción
más accesible, pero empezaron a pedir que hubiera otras medidas las hay disponibles en siete y ocho pulgadas, además de la edición Signature Classic 8ss Scott Storch, productor que trabajó con Eminem, Black Eyed Peas y varios artistas de principios de la década del año 2000”.

Con ustedes, Classic 7
Este modelo se revela como una excelente opción para productores musicales de géneros como Rythm & Blues, electrónico y urbano que les puede gustar mucho el sonido con frecuencias graves mucho más marcadas. Tiene varias características que lo vuelven muy fácil de usar, ya que nos ofrece una entrada de audio que puede ser un poco más intuitiva para cualquier usuario; también tiene entradas de RCA para conectar un controlador de DJ, lo que en una cabina de este tipo puede ser una gran opción. Además cuenta con entradas normales de balanceado XLR o TRS para conectarlo a una interfaz o a una mezcladora convencional, convirtiéndolo en un gran producto para usarlo en el mundo de la producción, como monitor profesional de estudio, que servirá para mezcla y edición y todos los trabajos que requieren de una escucha detallada.

Isaac continúa: “Una de las características muy interesante del Classic 7 es que, si bien es bastante sencillo, nos permite ajustar graves y agudos, y esto es muy parecido a lo que encontramos en la versión Rokit G3 con mejoras, porque anteriormente sólo nos permitía subir y bajar de nivel, tanto en la parte de los agudos como en los graves. En el Classic 7, la parte de los graves amplía ese rango al menos a -2 dB y +2 dB y eso brindará un poco más refuerzo en la parte de las frecuencias graves”.
“En cuanto a los materiales, los drivers de este monitor tienen un cono de aramida para las frecuencias graves, fibra que es un polímero muy parecido al Kevlar, que se utiliza en las otras series de KRK. En la parte del tweeter, esto cambia respecto a los Rokit G4, porque en el Classic 7 está hecho de seda recubierta con un polímero plástico, lo que nos permite tener un agudo bastante extendido, que marca muy bien las frecuencias altas sin problema. Hay que recordar que estos monitores son activos y biamplificados, lo que quiere decir que tiene dos amplificadores clase A-B completamente analógicos: uno de 25 watts para nuestro tweeter y uno de 48 watts para el woofer, lo que permitirá tener separada la amplificación tanto de los graves como de los agudos y tener una mejor mayor claridad en todo el espectro de frecuencias. Además, el Classic 7 está hecho de material MDF para tener un gabinete sólido y de baja resonancia”.
Las ventajas de este monitor están enfocadas pensando en el usuario que los conectará a la salida de audífonos de la computadora o que los pondrá en una salida de RCA en un equipo de casa o en una mezcladora de DJ. “Este monitor podría ser una gran opción incluso para alguien que quiere escuchar música con unas bocinas que le ofrezcan unas características distintas a lo que podría encontrar en un equipo residencial”, menciona Isaac. “Se puede poner en un sistema estéreo, con otros tipos de reproductores o una tornamesa. Es una alternativa para quienes buscan un monitor que tenga un desempeño profesional, pero accesible”.
Un camino de éxito
La respuesta al Classic 7 ha sido muy buena, como dice Isaac Llanos: “Ya teníamos un camino de trabajo con el Classic 5 y ya lo habíamos posicionado en el mercado. Con esta línea, la marca rescata una parte de su identidad y logra más cercanía con el tipo de producciones musicales en las que se usa”.

El lanzamiento de Classic 7 se realizó después de sound:check Xpo, con un evento en la Ciudad de México y otro en Puebla. “Este es nuestro primer producto lanzado post pandemia y más allá de las presentaciones que se hicieron como lanzamiento, hacemos nuevamente una atenta invitación a los clientes de Representaciones de Audio que estén en el área metropolitana a que vengan a las instalaciones de la sala Hi-Fi en nuestras instalaciones, porque ahí también tenemos un home studio, en el que se puede escuchar la gama Classic y los monitores Rokit G4. Es muy importante escucharlos, porque cuando esto sucede podemos conocer realmente sus diferencias y es cuando nos podemos dar cuenta de cómo entregan sonidos completamente distintos. Se trata tener opciones distintas y de usar lo que se necesita, dependiendo del género musical que se esté produciendo”, finaliza Isaac.

Cargando
Cargando