Shure y su primordial presencia en el Corona Capital. 

Un festival del nivel del Corona Capital en la Ciudad de México requiere de importantes esfuerzos de producción en los que por supuesto se destacan los equipos y dentro de estos, los sistemas de microfonía de todo tipo. Desde el inicio del festival, en 2010, Shure ha sido un protagonista en el buen desempeño sonoro del evento y 2023 no fue la excepción.

Una edición que crece
Para la edición más reciente del Festival Corona Capital, Shure estuvo en cada uno de los escenarios, y además del personal de producción involucrado, el staff de Representaciones de Audio se encontró pendiente para las necesidades a cubrir. De esta experiencia habla David Sosa, Business Manager Pro de la compañía: “Este año, el festival estuvo un poco más grande, se agregó un escenario y el número de sistemas inalámbricos creció un 25 por ciento en cada uno. Había más sistemas Axient Digital y muchos más PSM 1000. Ambos sistemas operaron en todos los escenarios”.
La compañía Logra es la que cubre los requerimientos técnicos del Festival Corona Capital, organizado por Ocesa, y este año se realizaron varias adquisiciones. David agrega: “En su gran mayoría se ocuparon sistemas Axient Digital y tal vez uno que otro Axient análogo y muchísimos PSM 1000. Cada escenario tuvo sus equipos locales y la elección de sistemas fue a través de varias juntas en Logra para asignar ciertos racks con algunos equipos fijos; sin embargo, al ser un festival con presencia internacional, hay artistas que llevaron sus propios equipos y también se apartan ciertos racks para otros. Es por esto que se sumó mucho equipo en esta ocasión”.

“Aunque el festival fue más grande, no fue más complicado en cuanto a frecuencias”, menciona David. “En esta ocasión, estuvimos Rubén Álvarez –Business Development Professional Latinoamérica de Shure-, Aranza Lora –
Vía @davidsosa_h
que por cierto fue su primer festival dando soporte técnico por Representaciones de Audio-, y yo. Rubén estuvo más tiempo en el escenario principal –Corona-, mientras que Aranza estuvo en el Escenario Corona Cero, donde hubo más sistemas inalámbricos locales y alguno que otro rack exclusivo y quienes llevaban sus propios equipos, y yo estuve en todos. Vimos los calendarios y los horarios, y como nosotros llegamos días antes, nos reunimos con el equipo de Logra por si había algún cambio importante o algún soundcheck complicado y fui haciendo mi itinerario para saber cuándo estaría en cada escenario. Si no había tanta complejidad antes de la prueba de audio o en la apertura de puertas, hicimos un recorrido de todos los escenarios de atrás hacia adelante para ver si algo se necesitaba”.
Vía @davidsosa_h
“Durante los shows tuve que moverme. A veces es algo complicado, porque una parte de los escenarios tiene un circuito trasero y me movía con muchas cosas de un escenario a otro para resolver cosas como cambios de artistas que son complicados, o que tienen equipos que no se aprobaron y que se tienen que armar desde cero; además, si había algún problema en especial, hubo que resolverlo”.

Coordinación de frecuencias y de personas
Los cambios más importantes que David tuvo que resolver fueron los relacionados a los actos musicales en los que debía cambiar todo el input hacia esa consola y se tenían que armar los sistemas de algún lado y de otro, además de calcular frecuencias. “Es muy poco tiempo para resolver y las personas de Logra necesitan más manos, entonces llegamos a cubrir. Les dimos una
herramienta que de por sí ellos manejan constantemente y los apoyamos todo el tiempo. Podemos decir que más que coordinación de frecuencias, se trató de coordinación de humanos”, comenta.

“La mayor actividad durante el festival se produjo durante los soundchecks, en las madrugadas y las mañanas. Tratamos de hacer que todo concordara y de llegar a un bien común. En el caso de Logra, la gente que está en los escenarios debe quedarse ahí, entonces nosotros, que nos movemos por todos lados, les avisamos si hay algún cambio para hacer los ajustes necesarios”.

La calidad de los equipos de Shure se destaca tanto en sonido, como en el manejo de radiofrecuencia (RF), que es muy complejo. En el Festival Corona Capital así se demostró, ya que estos temas tienen una gran importancia para la producción. David Sosa menciona: “Así como Logra, hay muchas otras empresas que han logrado darse cuenta de que el tema de sistemas inalámbricos o backline, como cualquier otra área, requiere atención especial, porque se trata de herramientas importantes que, si se descuidan, a mediano o largo plazo se puede descomponer y la reparación puede tener un alto costo, o el equipo puede fallar constantemente”.

“Afortunadamente, en el nivel de empresas como Logra, la sección de RF es muy respetada y es igual de importante que otros rubros. En los últimos tres años se ha visto un cambio para tomar seriamente este tema y ya no solamente las empresas se dieron cuenta de que los sistemas inalámbricos son relevantes, sino que los artistas ya saben hasta dónde puede llegar el espectáculo si consideramos los sistemas inalámbricos”.

Los retos para Shure son siempre enfrentados con innovación y el buen hacer tecnológico, conociendo los requerimientos cada vez más exigentes que los usuarios tienen. Gracias a ello, festivales como el Corona Capital son cada año más exitosos, recibiendo talentos de todas partes del mundo.

Cargando
Cargando